Vi–a del Mar, 22 de marzo de 2020. Repartidores de comida a domicilio recorren la avenida San Martin durante emergencia sanitaria por coranovirus Sebastian Cisternas/ Aton Chile.

Termina la restricción a productos no esenciales y puede volver el delivery de todo

Desde este jueves a las 21:00 horas, al comienzo del toque de queda, término la restricción de venta para productos calificados como «no esenciales», que se extendió por dos semanas con el propósito de desacelerar la propagación del Covid-19.

«A partir del viernes termina el concepto de ‘bien esencial’ para efectos de los bienes esenciales. Por lo tanto, se puede hacer delivery de todas las cosas«, dijo la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, ratificando lo que ya estaba anunciado.

La autoridad recordó que «se levantó una lista de bienes esenciales por dos semanas, que se sumó a otras medidas como el cierre de fronteras o el adelanto del toque de queda, y esperamos que no tenga que volver a implementarse«.

«El objetivo de estas medidas era que las tiendas que puedan funcionar como bodegas no llamaran a sus trabajadores, para disminuir la movilidad durante esas dos semanas, que era importantísima«, sentenció.

Comercio molesto por «desinformación»

Durante este periodo fueron reiterados los reclamos del comercio respecto a la «desinformación» o falta de información oficial por parte de las autoridades de Gobierno, más allá de los puntos de prensa.

«Nosotros valoramos que se termine con la restricción de esenciales, pero nos falta ese documento oficial que diga: ‘Desde mañana en la mañana se puede empezar a vender productos no esenciales'». Mientras no esté ese documento que respalde las declaraciones de prensa, nosotros no vamos podemos vender mucho, porque el fiscalizador también se rige por esas normas«, advirtió Daniel Montalva, secretario general de la Cámara Nacional del Comercio.

A la hora de los balances, la presidenta de la Asociación de Marcas del Retail, Paula Valverde, afirmó que la restricción «fue una decisión arbitraria«.

«Yo creo que el tiempo nos dará la razón, porque (la medida) no duró nada, (pero a la vez) fue durísima, porque la venta por internet era la válvula de escape que tenía el retail», lamentó Valverde, aunque coincidió en que «lo más complejo fue la falta de información».