septiembre 19, 2021

«Sus piernas estaban en posición fetal»: el relato del montañista que encontró cuerpo de JP Mohr

El guía y montañista Valentyn Sypavin, que afirma haber sido el primero en ver el cuerpo de Juan Pablo Mohr en el K2, escribió un artículo donde explicó qué fue lo que vio y lo que sintió cuando vio los cuerpos del chileno y sus compañeros John Snorri y Ali Sadpara.

Recordar que los cuerpos fueron encontrados el lunes 26 de julio y el mismo día se anunció y confirmó que eran ellos.

En el medio Explorers Web, Sypavin contó lo que vivió.

“Por algunos meses esta pregunta ha inquietado a muchas personas: ¿Qué pasó? Acá presentaré exactamente lo que vi y algunos de mis supuestos” inicia.

“Las grandes preguntas, en mi opinión, son: ¿Alcanzaron los 3 montañistas la cumbre del K2 antes de morir? Si fue así ¿Todos lo lograron? Y por último ¿Por qué murieron?”, continúa.

“Algunas preguntas podrán ser respondidas en el futuro revisando las cámaras de las víctimas. Pero fui el que encontró el primer cuerpo (de Juan Pablo Mohr) y vio los otros dos cuerpos camino a la cumbre” complementa.

Cuenta que llegó al camp 4 el 26 de julio a las 11:30 am hora local. Que empezó a sacar fotografías al ‘cuello de botella’ y se dio cuenta que dos puntos negros se veían a lo lejos en distintas alturas, más arriba del ‘cuello de botella’ y que cuerdas oscuras iban de arriba hacia abajo amarradas de los cuerpos.

Decidió ir hacia allá y después de una hora y 20 minutos llegó al inicio de las cuerdas y relata que vio un pedazo amarillo de tela en la nieve a lo lejos: “Esto no se veía desde el camp 4. Me dio curiosidad y me acerqué a la tela”

Aclara que antes de hacer cualquier cosa, “tomé una foto y un video de la posición del trozo de tela en relación al cuello de botella y el camp 4”.

“Inmediatamente vi que era una chaqueta North Face amarillo con negro. Me sentí helado. Después tomé una GoPro y empecé a filmar. Vi el arnés, que al principio tomé por una correa de mochila, y luego la parte superior de las botas. Eran el nuevo modelo Scarpa 8000”, complementa.

“Después de darme cuenta de que el traje y las botas eran nuevos y que era un cuerpo no escarbé más. Como una expedición estaba trabajando especialmente para encontrar los cuerpos decidí que era necesario enviar esta información a ellos lo más rápido posible. Era tarea de ellos continuar. No excavé la cara del escalador ni abrí ninguna área del cuerpo. En ese momento no sabía quién era porque no sabía quién vestía esa ropa”, añade.

“El cuerpo estaba tirado con la cabeza hacia el oeste y sus pies hacia el este con las piernas en posición fetal. El traje y las botas estaban intactas, sin signos de daños por una caída o algo parecido”, sigue su relato.

“No había posiciones antinaturales del cuerpo provocadas, por ejemplo, por fracturas de extremidades. No había cuerdas en su espalda. El cuerpo estaba lejos del cuello de botella.