Chile tiene nuevos tragos: La historia de 12 etiquetas y destilados nacionales para brindar por papá en su día

Empresarios y emprendedores que incursionaron en el mundo del alcohol, han convertido su gusto personal en un legado que se puede saborear con moderación por todo el país. Producen desde las 500 a las 130.000 unidades, ofreciendo distintas fórmulas de absenta, cerveza, espumante, gin, pisco, vermut, vino y whisky.

Una quincena de agricultores de San Pedro de Atacama, pertenecientes al pueblo originario lickan antay, se unieron en 2017 para internacionalizar los mostos del desierto. Lo hacen a sus 60 años de edad, entre 2.400 y 3.200 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo que sus viñedos son los más altos dentro del territorio nacional. Uno de sus exponentes estrellas se bautiza Ayllú, y corresponde a un tinto con tres ensamblajes distintos: Malbec con País; País con Syrah; y Syrah con Petit Verdot. Una mezcla hecha con uvas elegidas a mano, en que aseguran es el fruto de cada productor en los 365 días del año. Al preguntarles por qué sería un obsequio ideal, son enfáticos: «En Chile existen muchos vinos de producción masiva, pero vino como el nuestro son menos del 1%. Así de exclusivo es regalar el desierto en una copa de vino», respondieron a Emol.

Al interior del fundo San Juan en El Arenal, a unos cuatro kilómetros de Vicuña, se encuentran las instalaciones de la Pisquera Aba. Un proyecto que nació en 1921, de la mano de Alberto Aguirre, quien quería producir su propio pisco y exportar los mejores productos del Valle del Elqui. Un siglo después y la tradición sigue viva, hoy en día bajo la dirección de los socios Blanca Bustos, Jorge de la Barra y Gerardo Pérez-Cotapos, quienes han continuado desarrollando nuevas marcas. Una de ellas es el Círculo del Elqui, un pisco lanzado en 2019, hecho con Moscatel de Alejandría y Pedro Jiménez, que en su año debut vendió más de 72.000 botellas. «Este se fue creando junto con los amigos después de varias catas a ciegas del pisco y en piscolas, hasta llegar al mejor sabor. Una vez logrado ese sabor especial, lo filtramos tres veces para dejarlo libre de impurezas», cuenta Christian Bertholet, encargado de la marca. Para él, es un buen regalo para los papás de hoy, que «siguen teniendo ese espíritu joven, con ganas de compartir y pasarlo bien».