Presentan querella por ataque a disparos tras colisión en Chocalán

  • Lesionados con arma de fuego en incidente, que ocurrió en el sector de Chocalán, presentaron una querella criminal en contra de un sujeto, acusado de ser el autor de los disparos.

 

Dos personas que resultaron baleadas tras sufrir una colisión en Chocalán presentaron en el Tribunal de Garantía de Melipilla una querella en contra de José G.Z. “y de todos aquellos que resulten responsables, en calidad de autores mediatos, cómplices o encubridores por el delito de homicidio frustrado”.

En el libelo se detalla que el día 12 de enero de 2021, a eso de las 18:00 o 18:30 horas cuando nos desplazábamos en un vehículo particular camioneta marca MItsubishi, modelo L200, en dirección al cruce de Chocalán por la ruta G-60, casi al llegar a dicha intersección se nos cruza un vehículo marca Nissan modelo V16 sin patente, por lo que me vi forzado a frenar bruscamente sin poder evitar impactarlo”.

Se agrega que “ambos conductores nos hicimos a la berma, a fin de no obstaculizar el tránsito. Lamentablemente, tras descender del vehículo culpable del choque los dos individuos que lo ocupaban comienzan a increparnos violentamente y a culparnos del choque, por lo que decidimos llamar a Carabineros de Chile, con la finalidad de evitar que la situación escalase a agresiones dado que las amenazas que sufrimos eran ciertas y verosímiles”.

El chofer de la camioneta en la acción criminal detalló que “a los pocos minutos se acercó otro individuo que señaló ser trabajador dependiente del querellado y además de señalar que la culpa era nuestra, empujó y buscó agredir en reiteradas ocasiones a mi hijo Nicolás, siendo sólo rechazado por este, pero ese forcejeo fue el antecedente para que el querellado sacara de entre sus ropas un arma de fuego, siendo igualmente grabado por mi hijo. Ante ese escenario, el sujeto identificado como trabajador, comenzó un forcejeo con mi hijo Nicolás para arrebatarle su teléfono celular, empujó y buscó agredir reiteradas veces a mi hijo”.

Con respecto a las lesiones se expuso que “posteriormente a ello el querellado percuta al menos dos disparos en nuestra contra, el primero contra mi hijo en su pecho, provocándole sangrado de la herida en su tórax, nariz y boca, por lo que me acerqué a él y lo escuché decirme “papá, me disparó”, por lo que pedí ayuda inmediatamente respecto a mi hijo a fin de que fuese llevado al hospital. En ese momento me abalancé enceguecido sobre el querellado y lo golpeé con la intención de reducirlo y arrebatarle el arma de fuego con la que atacó a mi hijo Nicolás, sin darme cuenta en qué momento yo recibí un impacto balístico en mi cuerpo, por lo que continué golpeando al agresor y defendiéndome de las patadas que recibía en ese momento por parte del trabajador que entiendo estaba “defendiendo a su jefe”.

A %d blogueros les gusta esto: