Precariedad del hospital de Peñaflor y dificultades para su relocalización preocupa a Diputada Marcela Sandoval

Falta de recursos, malas condiciones para el desempeño de sus funcionarios y el desinterés del Servicio de Salud Metropolitano Occidente en usar recursos del Gobierno Regional para la compra de un terreno, inquietan a la parlamentaria.

 

Tras reunirse con la directora del Hospital de Peñaflor, doctora María Angélica Budini, así como con los dirigentes gremiales de la salud, y recorrer las distintas instalaciones del establecimiento, la Diputada Marcela Sandoval, no ocultó su preocupación por la situación que atraviesa dicho centro asistencial, dada la precariedad de la infraestructura con que cuenta este centro que atiende principalmente a la población de la comuna más poblada de la provincia de Talagante y a Padre Hurtado.

“Se hace urgente la construcción de un nuevo Hospital para Peñaflor debido a sus precarias instalaciones y condiciones para sus pacientes y trabajadores, de hecho, estos últimos deben descansar en espacios diminutos. Además, gran parte del hospital sigue construido con infraestructura que data del terremoto de 1985, que era de emergencia en ese momento, pero quedó de forma permanente hasta hoy”, resumió la diputada Marcela Sandoval al fundamentar las razones de su preocupación.

Seguidamente la parlamentaria del Distrito 14 aportó otros antecedentes que dificultan aún más la superación de este estado de cosas, por cuanto no existiría voluntad de la autoridad para relocalizar el establecimiento.  En tal sentido, la Diputada Sandoval hizo entrega a la directora del Hospital de Peñaflor de una copia del oficio de fiscalización que envió al Servicios de Salud Metropolitano Occidente para conocer la causas o las razones del reciente desistimiento del Director del Servicio de Salud Metropolitano Occidente para no usar los 2.500 millones de pesos aprobados por el Gobierno Regional Metropolitano el año 2020.

Lo señalado por la parlamentaria de Revolución Democrática fue corroborado por el representante de los funcionarios y funcionarias del establecimiento de salud.  “Acá damos cobertura a 170 mil personas y las condiciones son muy precarias, como constató la diputada. Las residencias de descanso ya eran insuficientes antes de la pandemia, imaginen hoy, al igual que el déficit de especialistas, como traumatólogos que vienen una vez a la semana, no tenemos cardiólogo ni hospitalización pediátrica, así que debemos derivar. Los trabajadores están descansando en colchonetas con divisiones de nylon. Con un hospital de mayor resolutividad esto no ocurriría”, subrayó Fernando San Martín, dirigente de la FENATS local y concejal de Peñaflor.