diciembre 3, 2021

Ley Dominga: la importancia del acompañamiento tras una pérdida gestacional

Visibilizar el dolor y el duelo que significa una muerte gestacional, y brindar un acompañamiento integral a las mujeres que lamentablemente sufren estas pérdidas, son algunos de los objetivos que busca la denominada Ley Dominga, que fue promulgada en Chile el pasado 21 de septiembre.

 

Ley que determina que en todas las instituciones de salud se cuente con un protocolo en caso de muerte perinatal, que incluya un manejo clínico y acompañamiento psico-emocional que permita brindar contención a la madre y a su núcleo familiar más cercano.

 

Trabajo de acompañamiento que hace tiempo se realiza en el Hospital de Melipilla, gracias a la labor de un equipo multidisciplinario en el servicio de ginecología y obstetricia del establecimiento, que no sólo se preocupa de la atención clínica de las pacientes, también brinda apoyo psicológico, social y emocional en estos casos.

 

Según Tamara Fernández, psicóloga del equipo, este trabajo es muy relevante para las mujeres, ya que “históricamente es un duelo del que no se habla mucho que es la pérdida gestacional, en cualquier etapa del embarazo. Y darles el espacio a las pacientes para reflexionar por lo que están pasando, brindarles la contención en un momento que es muy doloroso, apoyarlas no solo a ellas sino también a todo su núcleo familiar”.

 

Paola fue paciente del hospital y lamentablemente sufrió la pérdida de su bebé de 10 semanas de gestación. Durante su hospitalización recibió este acompañamiento que le permitió contar con un espacio para vivir su proceso de duelo. “Me sentí acompañada en todo momento de los técnicos y de ustedes. Es algo difícil de procesar pero ustedes estuvieron presentes y se me hizo más fácil”, señaló.

Acompañamiento psico-social

Reconocer el duelo que significa una pérdida en el embazo o en los primeros días de vida del bebé es fundamental no sólo para las mujeres, también para su entorno más cercano: sus hijos, sus parejas, su núcleo familiar.

En este sentido, Bárbara Escobar, trabajadora social del equipo, explica que “nosotras tratamos también de hacer el trabajo de acompañamiento no sólo a la paciente, sino también dependiendo de cada caso incorporar a la familia. Explicarles un poco el proceso por el que están pasando, que puedan vivir el duelo y así ser un apoyo para ellos”.

La profesional agregó que “dentro del acompañamiento que nosotras hacemos, también damos orientaciones sobre el proceso más administrativo que hay que seguir en estos casos. Entregamos las indicaciones que deben seguir, tal como acercarse al registro civil, ahora que está disponible el registro de mortinatos que puedan inscribir a sus hijos, si le tenían un nombre que puedan registrarlo. Ese apoyo también es muy relevante”.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: