La mujer cuyo trabajo es convivir con la muerte

Si bien en los tiempos actuales es normal ver a las mujeres cumpliendo las más diversas funciones laborales, todavía existen algunos trabajos que están destinados sólo a hombres. Y no por un tema de fuerza o de otra índole, sino más bien por tratarse de un  trabajo bien singular.

Hay mujeres taxistas, conductoras de buses, de camiones, pero ninguna como la protagonista de esta historia.

María Teresa Muñoz Lobos, es una técnico tanatólogo, que trabaja conduciendo el vehículo del Servicio Médico Legal de Melipilla y es la encargada de la delicada y poco envidiada labor de retirar los cuerpos destinados a pericia forense. Ella es la única mujer en Chile que cumple esa función hasta ahora destinada exclusivamente a hombres.

María Teresa reconoce que “la labor no es fácil y durante el tiempo que he estado ejerciendo el cargo mi único norte ha sido demostrar que las mujeres podemos desempeñar funciones que estaban preconcebidas para hombres”.

Al mismo tiempo destaca que su familia está orgullosa de ella,  madre y esposa, que desarrolla esa función en Melipilla desde hace aproximadamente un año.

Respecto a la convivencia con sus compañeros de trabajo, ambos varones, dice que no hay problemas, aunque reconoce que al llegar tuvo miedo de no ser aceptada en un trabajo de hombres.

“Creo que he demostrado que los desafíos por difíciles que parezcan, son posibles de realizar, no importando el género. Para eso la perseverancia es fundamental y creo que yo lo soy”, indicó María.