septiembre 28, 2021

INDAP Y AGRICULTORES ANALIZARON EFECTOS Y OPORTUNIDADES DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA REGIÓN DE TARAPACÁ

Con una detallada revisión de los efectos, riesgos y oportunidades que el calentamiento global ofrece a la agricultura en Tarapacá, se desarrolló una nueva versión del taller “Modernización del Agro: Adaptación al Cambio Climático”, organizado por INDAP. Esta jornada contó con la participación online de pequeños agricultores de la región y de profesionales y funcionarios, quienes analizaron el panorama de transformación, compartieron sus experiencias y propuestas ante el escenario de escasez hídrica.

 

La decimoquinta versión de este seminario fue liderada por el Ingeniero Agrónomo, doctor en Bioclimatología y profesor de la Universidad de Chile, Fernando Santibáñez. “Las estadísticas muestran que el clima transita a una fase de inestabilidad y Chile no está ajeno a ello. Vamos a ser afectados por esos cambios, incluida la región de Tarapacá”, indicó el académico que detalló las principales variaciones que podrían observarse en el clima de esta región: aumento de lluvias con tormentas más intensas, más días al año con altas temperaturas, un clima más variable, mayor frecuencia de fenómenos de sequías, mayor humedad del aire y aumento de la nubosidad en zonas costeras, además del incremento del viento. “Necesitamos un proceso de adaptación a los cambios climáticos; para ello, todos los países -incluido Chile- tienen la necesidad de hacer la tarea”, expresó.

 

El facultativo indicó que, sin embargo, ciertos efectos del cambio climático como veranos más secos, primaveras menos frías, aire más húmedo e inviernos menos amenazantes representan posibilidades para mejorar la calidad de los productos y desarrollar nuevos cultivos en la región de Tarapacá. “Avanzar a nuevos escenarios requiere unir fuerzas y capacidades para salir exitosos de este desafío. Hay que reducir la vulnerabilidad de los agricultores frente a los cambios climáticos cada vez más extremos, mejorar la capacidad de gestión de la agricultura reduciendo costos y aumentando la eficiencia de insumos, mejorar el acceso al agua. Se requieren mejores canales de comercialización e instrumentos de apoyo a las transformaciones que necesitará el agro en las próximas décadas: riego, sistemas de protección, semillas mejoradas, obras hidráulicas menores autogestionadas”, detalló Santibáñez.

 

El subdirector nacional de INDAP, Luis Bravo, destacó que el cambio climático es un fenómeno global y permanente que requiere implementar acciones de mitigación. Enfatizó que este proceso se manifiesta con matices dentro de una misma región y sus efectos no se pueden analizar desde un escritorio en Santiago. “Este trabajo permitirá a INDAP proyectar políticas públicas necesarias para la región en cuanto al cambio climático; eso tiene un gran valor. Este trabajo es con los usuarios de INDAP, porque necesitamos y queremos escuchar qué es lo que tienen que decir”, subrayó.

 

Agregó que, al revisar los efectos del cambio climático en cada territorio, surgen situaciones diferentes: “en algunas partes tiene efectos adversos; en otras, tiene efectos no tan complicados. Pero, en otros lugares, este fenómeno ha significado una oportunidad. En las regiones del norte del país, el cambio climático no ha afectado significativamente en las precipitaciones como en la zona central, debido a que han disminuido desde hace muchos años, quizás siglos. Sí ha afectado en la forma en que caen: las lluvias de altiplánicas de verano tienen mayor fuerza. Nos vemos motivados a hacer acciones para aprovechar

 

María Jofré es apicultora y vive en el sector de La Huaica en Pozo Almonte y también es la presidenta de la Api Tarapacá, cooperativa que agrupa a 12 apicultores distribuidos en distintos puntos de la Pampa del Tamarugal. Sobre su participación en esta jornada, dice que fue “interesante porque se juntaron distintas opiniones” en torno al cambio climático. Opina que el taller mostró la necesidad de implementar políticas públicas adecuadas para enfrentar este fenómeno que viene y permitió compartir las distintas visiones de los agricultores. “Si bien estamos en un mismo territorio, la realidad que hay en Bajo Soga, en Pintados, en Quipisca, en La Tirana, no es igual. Es importante generar esta conversación e identificar los problemas que los demás agricultores tienen”, señaló.

 

El taller consideró foros de discusión donde agricultores de Pozo Almonte, Pica, Colchane, Huara y Camiña, principales zonas agrícolas de la región, identificaron los principales problemas y desafíos que el cambio climático representa para la actividad agrícola e intercambiaron sus experiencias.

 

La actividad agrícola de la región de Tarapacá corresponde principalmente a Agricultura Familiar Campesina, desarrollada por agricultores con ascendencia indígena aymara. Estos desarrollan prácticas ancestrales como el uso de terrazas, espacios reducidos en los que cultivan quinua y diversos tipos de hortalizas como ajos, zanahorias, cebollas.

Para revisar este taller y la presentación del profesor Fernando Santibáñez, pincha el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=35Trqr90cqc