Chile es el segundo país del mundo que más ha empeorado su salud mental durante pandemia