Concejal José Guerra califica de “preocupante” la situación comunal tras finalizar contrato con empresa recolectora de basura.

Durante los últimos días, la comuna de Melipilla ha presentado varios inconvenientes tras el término del contrato con la empresa CTS, encargada del barrido de calles y mantención de áreas verdes, lo que no ha permitido la prestación del servicio de manera normal. En un segundo hecho, también se ha informado del retraso reiterado en el retiro de basura domiciliaria que es un contrato distinto al anterior, y el cual está vigente con la empresa Demarco.

 

Por lo anterior, el concejal de la Ilustre Municipalidad de Melipilla, José Guerra, indicó que “es un tema preocupante, ya que me parece inaceptable lo que está pasando en la comuna, respecto al servicio de recolección domiciliaria y también, por la mantención de las áreas verdes. Estos son dos contratos distintos, y creo que la empresa está teniendo una actuación deplorable”.

 

En ese sentido, la autoridad edilicia dijo que “nuestras calles están completamente abandonadas, no existe un horario de recolección, cosa que está estipulada en el contrato, pero no se ha respetado. Hay sectores donde, los dirigentes, nos han comunicado de que la basura no pasa, lo que es preocupante. Creo que en estos días se ha agudizado más ya que hay un vacío de autoridad, a pocos días de que asuma la nueva administración”.

 

Asimismo, José Guerra agregó que “pedí todos los antecedentes, de tal manera de mirar si se han aplicado las multas y sanciones que corresponden, porque obviamente, la empresa no está cumpliendo con el contrato, por el cual se le paga una cantidad importantísima de dinero. Este es el contrato más grande que Melipilla tiene con una empresa privada”.

 

Respecto a la situación de las áreas verdes, el concejal Guerra señaló que ese contrato ya se acabó, razón por la cual “responsabilizo directamente a la administración. La licitación para la mantención de las áreas verdes finalizaba en diciembre del 2020, por lo tanto, unos meses antes, se debió preparar una nueva licitación y establecer el proceso”.

 

Por último, la autoridad manifestó que “se pidió votar una prórroga, ya que la administración no alcanzó a preparar otra licitación, por lo que se acogieron a un artículo que permitía la prórroga automática, pero con acuerdo de concejo por 6 meses más. Eso se hizo, pero nuevamente la administración fue a concejo y nos pidieron que votáramos una nueva prórroga a través de la contratación directa por 4 meses, cuestión que, en forma unánime, rechazamos”.