Chile comenzará a aplicar la cuarta dosis de la vacuna contra el COVID-19 la próxima semana

Chile iniciará la próxima semana la aplicación de la cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus a la población inmunocomprometida, en momentos que la variante Ómicron se expande de manera acelerada por el mundo, informó el jueves el presidente Sebastián Piñera.

El país sudamericano ya ha inoculado a más de 14 millones de personas -sobre una población de 19 millones- con el esquema completo de vacunación, mientras que 11,3 millones ya han recibido la tercera dosis o primera de refuerzo, según datos del Ministerio de Salud.

A partir del próximo lunes 10 de enero vamos a iniciar un nuevo proceso de vacunación masivo con una cuarta dosis o una segunda dosis de refuerzo”, dijo Piñera, que participó en el habitual balance sobre la pandemia junto a autoridades del ministerio.

“El éxito que ha tenido Chile en el proceso de vacunación nos pone entre los mejores países del mundo en la forma en que hemos logrado combatir esta pandemia”, añadió Piñera. “Y con esta cuarta dosis buscamos mantener esta posición de liderazgo y proteger la salud y la vida de nuestros compatriotas”.

Las vacunas para la cuarta dosis serán combinaciones con los mismos fármacos que se han utilizado hasta ahora en Chile para las vacunas anteriores, de Pfizer-BioNTech, Sinovac y Oxford-AstraZeneca, dijo por su parte del ministro de Salud, Enrique Paris.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera (AGENCIA UNO)
El presidente de Chile, Sebastián Piñera (AGENCIA UNO)

Esa combinación de vacunas distintas entre las primeras dosis y la cuarta permitiría “mejorar la respuesta inmunitaria”, dijo el funcionario.

Tras concluir el proceso con las personas inmunocomprometidas, el Gobierno extenderá a partir del 7 de febrero esta nueva pauta “a toda la población de 55 años o más, que hayan cumplido seis meses desde su anterior dosis, al personal de Salud y aquellas personas que presenten el mayor riesgo”.

Chile inició el proceso de vacunación contra el coronavirus a fines de diciembre de 2020. El primer caso de Ómicron fue reportado a inicios de diciembre del año pasado y hasta ahora se reportan 698 casos de esa variante, la gran mayoría correspondientes a personas que viajaron fuera del país.

El país sudamericano ya ha inoculado a más de 14 millones de personas -sobre una población de 19 millones (REUTERS/Rodrigo Garrido)
El país sudamericano ya ha inoculado a más de 14 millones de personas -sobre una población de 19 millones (REUTERS/Rodrigo Garrido)

Tras el regreso de las fiestas navideñas, Chile registró este jueves 3.134 nuevos casos de COVID-19, la cifra más alta desde principios de julio, mientras que la tasa nacional de positividad escaló hasta casi rozar 4 por ciento.

Las autoridades sanitarias informaron de que el balance total desde el inicio de la pandemia quedó así en 1,8 millones de infecciones y 39.207 muertos, tras confirmarse 30 nuevos decesos en las últimas 24 horas.

Los nuevos contagios se dispararon un 103% en la última semana en la Región Metropolitana, a la que pertenece Santiago y donde viven 8 de los 19 millones de habitantes del país.

La pandemia, que tuvo su pico más grave entre marzo y junio pasados y obligó a confinar una vez más al 90% de la población, llevaba varios meses bajo control, pero las fiestas navideñas y la llegada de Ómicron han complicado un poco la situación.

A %d blogueros les gusta esto: