Cavan 70 mil metros de zanjas de infiltración para captar aguas lluvia y mitigar efectos de la escasez hídrica

El secretario regional ministerial de Agricultura, Patricio Fuenzalida Ramírez, informó que durante 2012 fueron cavadas el equivalente a 70 kilómetros de zanjas de infiltración con el propósito de capturar aguas lluvia y alimentar de mejor manera las napas subterráneas que, a su vez, abastecen pozos y norias que se utilizan para regar cultivos y siembras.

El programa favoreció a las comunas de Alhué, San Pedro, Colina y Tiltil, lugares donde la disponibilidad de aguas subterráneas es menor.

Justamente, en la Región Metropolitana estas zanjas están cumpliendo el propósito para lo cual fueron construidas, es decir, retener aguas lluvia y nutrir las napas subterráneas, señaló.

Fuenzalida agradeció el apoyo del Gobierno Regional, que aportó  el financiamiento mediante fondos de emergencia por una suma de $ 82 millones.

Los agricultores y comunidades beneficiadas recibieron capacitación in situ por parte de profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y de la Seremi de Agricultura con el objeto de incorporar estas prácticas a sus tareas de campo habituales.

El programa favorece el abastecimiento de agua para frutales, árboles nativos, siembras, praderas, ganadería y apicultura.

Consistió en construir del orden de 14 mil zanjas de determinadas dimensiones al pie de un cerro o lomaje, con pendiente de entre 10 y 20 por ciento aproximadamente, siguiendo las curvas de nivel, lo cual permite atrapar las aguas lluvias que escurren desde los sectores altos, evitando que se pierdan en cauces superficiales. Con la captura del agua se alimenta localmente el sector y se aporta el recurso hídrico a las napas ubicadas en los sectores bajos, desde los cuales se extrae a través de pozos y norias.

“Queremos que esto sea una práctica que se establezca en la comuna como forma de cosechar aguas lluvia. Esa es la idea”, concluyó el Seremi de Agricultura, Patricio Fuenzalida.