Analizan la eventual colusión de empresas de gas licuado

Los altos precios registrados en los últimos meses, motivó hace unos días a un grupo de diputados de la Democracia Cristiana a presentar un oficio ante la Fiscalía Nacional Económica para que indague un posible concierto de precios en este mercado. Hace pocos días, un grupo de diputados de la DC presentó un oficio ante la Fiscalía Nacional Económica, FNE, para que ésta indague una eventual colusión entre las empresas que comercializan el gas licuado en el país. La decisión fue tomada por los altos precios que explican, vienen alcanzando los balones de gas licuado de las tres grandes empresas proveedoras –Gasco, Abastible y Lipigas – durante los últimos meses, por lo que es necesario “despejar las dudas”. Ello, sumado al negativo contexto social y económico que ha afectado duramente a los bolsillos de la gente. Consultado por ello, el diputado Matías Walker, señaló que “hemos visto como ha aumentado en promedio los precios de un bien tan esencial para la población en aproximadamente un 14% y es más preocupante aun, en vista de una pandemia cuando se aproxima el invierno”. Walker justificó la necesidad de investigar, dado que una de estas empresas –Lipigas, a través su filial Lima Gas S.A.- fue sancionada en Perú, en 2017, por, precisamente, concertación de precios. “Esperamos que la FNE pueda iniciar una investigación, informar a la Cámara de Diputados en ejercicio de nuestras facultades fiscalizadoras si en ese caso hay o no una colusión para que, en caso de acreditarse aquello, se determinen las sanciones correspondientes”, señaló. Visto aquello, ¿es posible que la fuerte alza de los precios del gas licuado se genere a partir de una eventual colusión de precios? ¿Cuánto es el riesgo que se corre de que se repitan episodios como las colusiones del pollo y el confort?   Concentración y precios internacionales Consultados por Diario El Día, dos expertos dieron a conocer su visión sobre este tema. Así, el economista y académico de la Universidad Católica del Norte, Sergio Zúñiga, explicó que una fuerte alza en el precio del gas “no necesariamente implica colusión entre Gasco, Abastible y Lipigas, aunque por supuesto, no se puede descartar”. En ese sentido dijo, “se debe considerar que en los últimos meses los precios de la mayoría de los commodities han reflejado un fuerte incremento a nivel mundial. Por ejemplo, el petróleo (barril de petróleo WTI) ha subido desde unos US$20 en abril del año pasado, a US$61,35 hoy en día”. De una opinión similar es el economista y académico de la Facultad de Ciencias Sociales, Empresariales y Jurídicas de la Universidad de La Serena, Osvaldo Robles, quien explicó que “no necesariamente” puede darse una colusión en este caso. “Son los precios internacionales de los combustibles que han ido al alza particularmente en este caso, del gas. Por tanto, lo que ocurre es básicamente un fenómeno de indexación de precios, que dado el alto precio del producto en la compra, en la internación y distribución de este producto al territorio chileno, se tiene que llevar un mayor precio de venta a los consumidores finales”, señala. Ahora bien, para este experto no se podría descartar que hubiera otro fenómeno que explicara, eventualmente, el aumento de precios del gas licuado: la fuerte concentración de dicho mercado. “Ciertamente ayudaría a disminuir los precios la posibilidad de que estas empresas estuvieran compitiendo. Por ende, el tener más actores compitiendo en el mercado del gas domiciliario ayudaría a generar al menos, una presión para que las empresas bajen sus tarifas”.   Riesgo latente De todos modos la sola mención de la palabra “colusión”, retrotrae la mirada a lo ocurrido hace unos años con el pollo, las farmacias y el confort, en donde efectivamente, se comprobó que sí hubo concertación de precios e incluso, cuotas de mercado. ¿Hay riesgo entonces de que estos casos se repitan? La respuesta lamentablemente apunta a que sí, o al menos, habría mayor espacio para caer en aquellos delitos. Así lo señala el académico Sergio Zúñiga, quien explica que “este comportamiento colusivo en Latinoamérica no se considera tan grave, ni tiene penas tan altas como en los países anglosajones. En ese marco, Chile como una economía pequeña enfrenta siempre un alto riesgo de colusión entre empresas”. Ahora bien, en relación al caso del gas licuado, Zúñiga no cree que esta situación se esté dando necesariamente. “Primero, porque si lo existiera, la Fiscalía Nacional Económica ya lo estaría investigando. Segundo, porque estamos en época de elecciones políticas, y este tipo de denuncias puede ser usada sólo para fortalecer a algunos candidatos débiles. Finalmente, porque el sólo argumento de alza en los precios no determina colusión. Se requieren muchos más antecedentes”, explica. Para el académico Osvaldo Robles, en tanto, es positivo para el mercado que se investigue si hay colusión de los precios del gas o no, aunque criticó que la acusación se haga sin pruebas concretas. Pero de todas formas el riesgo, a su juicio, de volver a ver casos de colusión, siempre va a existir. “De hecho no está sancionado el hecho de que puedan existir asociaciones de estas empresas donde se discuta, por ejemplo, el mercado, o donde se puedan ver ciertas tendencias. Lo que está prohibido es que justamente atenten contra los consumidores y en este caso, estableciendo malas prácticas como establecer cuotas de distribución de mercado o establecer precios al unísono. Todas esas cosas pueden resultar absolutamente perjudiciales para los clientes”, señaló.   Cambios en la legislación Dado este escenario entonces, y más allá del caso específico del gas licuado, ¿qué herramientas serían las más adecuadas para evitar posibles casos de colusiones en el futuro? Para el académico Sergio Zúñiga, una de las claves para ello sería modificar las leyes correspondientes. “Creo que en Chile, al igual que en casi toda Latinoamérica, la legislación contra los llamados delitos económicos, o ´de cuello y corbata´ es demasiado blanda. En los países desarrollados las faltas de este tipo son gravísimas”, asevera. Claro, pues en aquellas naciones, los culpables pueden terminar incluso en la cárcel, algo que no ocurre en Chile. Por lo mismo, señala, “se requiere un cambio cultural en nosotros mismos, ya que en general toleramos mucho más el fraude, comenzando desde el colegio, con las llamadas ´copias´ y ´torpedos´ en los exámenes”. Para Osvaldo Robles, en tanto, se debiera avanzar en entregar mayores atribuciones a los órganos fiscalizadores para indagar posibles delitos económicos, lo que implica también, aplicar cambios a la actual legislación, partiendo de un enfoque de “transparencia”. “La trasparencia termina siendo uno de los mecanismos más útiles para evitar las colusiones. Si estas empresas son sociedades anónimas abiertas, debiesen tener una mayor entrega de información a lo que son sus inversionistas, y a través de ellos quizás la fiscalía pueda indagar un poco más en el fondo. Pero la idea es que pudiésemos tener una buena legislación y potestades que vigilen ciertas industrias que tengan un potencial de generar ámbitos de colusión que vayan en contra del mercado”, indicó.

Fuente: Diario el Día – http://www.diarioeldia.cl/economia/expertos-analizan-eventual-colusion-empresas-gas-licuado