Abuela con libertad vigilada por muerte de su nieto

Una condena de 4 años por omisión en el contexto de violencia intrafamiliar, con beneficio de libertad vigilada por 4 años,  recibió una mujer por el fallecimiento de su nieto Angel, que sufrió graves lesiones, lo que conmovió a la comuna de Curacaví.

Los hechos tuvieron un trágico final cuando el 28 de abril de 2019 el menor de 2 años a las 21.00 horas llegó al servicio de urgencia del hospital de Curacaví, donde el facultativo de turno advierte que presentaba hematomas en el rostro, en el tórax, tenía un desnivel en el cráneo frontal, por lo que lo deriva al Hospital Félix Bulnes.

Cuando el niño estaba siendo trasladado entra en paro cardiorrespiratorio y después de cuarenta minutos de maniobras de reanimación se constata su deceso a las 00.19 horas del día 29 de abril.

El informe de autopsia concluyó que el deceso del menor se debió a un politraumatismo, con lesiones en cabeza, cuello, tórax, abdomen y extremidades,  las que finalmente le ocasionan la muerte y que además presentaba lesiones antiguas. El Ministerio Público formalizó a la madre del menor y a su abuela por el delito de parricidio y a un hombre que estaba en el inmueble por homicidio calificado.

Después de casi dos años de investigación el Ministerio Público decidió no perseverar en contra del sujeto que estaba formalizado y se llevó a cabo una audiencia de procedimiento simplificado en el caso de la abuela del menor.

La magistrada Natalia Litro del Tribunal de Garantía de Curacaví dictaminó que se condena a Beatriz Santibáñez Silva a la pena de cuatro años de presidio menor en su grado máximo, como autora del delito de lesiones graves en contexto violencia intrafamiliar en contra de la víctima de iniciales A.C.G.G.

Además en la sentencia se indica que reuniéndose en la especie los requisitos, se sustituye a la sentenciada el cumplimiento de la pena privativa de libertad impuesta, por la pena de libertad vigilada intensiva por igual término, debiendo presentarse al Centro de Reinserción Social de Gendarmería de Chile Occidente y debiendo, además, cumplir durante el período de control con el plan de intervención individual que se apruebe en su momento.

Con respecto a la madre del menor sigue en prisión preventiva a la espera que se pueda realizar la audiencia de preparación de juicio oral.