En Melipilla venezolana y su hijo fueron los primeros en recibir visa enmarcada en el proceso de regularización extraordinario

El gobernador de la provincia de Melipilla Javier Ramírez y el jefe de la oficina de Migración y Extranjería, este martes a las 8:30 de la mañana hicieron entrega de la primera visa otorgada por medio del proceso de regularización y extraordinario iniciado en el país en abril para colocar “orden en casa” y tender una migración organizada.

La afortunada fue una venezolana de nombre Loris Barrera y su pequeño hijo Josué quienes luego de recibir su pasaporte con el estampado de la visa de fueron directo a la PDI donde los estaban esperando a fin de cumplir con todos los pasos requeridos para luego, ir al Registro Civil a sacarse el carnet de identidad.

En este sentido, el Gobernador manifestó estar contento por esta primera entrega del mencionado proceso especial “el cual busca brindarle una solución a muchos extranjeros que llegaron con la intención de quedarse y trabajar”.

Asimismo, Ramírez agregó que la visa tiene vigencia por un año y “qué bueno que los primeros hayan sido una familia”, al tiempo que aseveró, que este proceso se enmarca a unas políticas públicas para poder “ordenar nuestra casa”.

En cuanto al trabajo de la oficina de Migración y Extranjería de Melipilla, comentó que es ordenado gracias a las nuevas normativas migratorias implementadas por el presidente Sebastián Piñera y a la atención que los encargados de la misma, ofrecen.

Mientras que Mario González, como jefe de Migración y Extranjería, resaltó que el proceso ha sido muy importante ya que, les están dando oportunidad a personas que no la tenían enfatizando que la exigencia fue sólo una que era no tener antecedentes.

Asimismo alegó que parte del éxito del trabajo que han emprendido, es que el Gobierno les entregó las herramientas necesarias y tecnológicas para atender a todos los usuarios que masivamente  aprovecharon el proceso de regularización y acotó, que ahora les toca asumir el proceso de integración e inclusión con todos los migrantes y ese, “es nuestro otro desafío que es lo humano y el trabajar juntos ya que todos somos de un mismo mundo”.