No todos quedaron contentos con la fallo a favor de los vecinos de San José

Hace más de 15 años los vecinos de la localidad de San José comenzaron una dura batalla contra una empresa de crianza de cerdos que se instaló en el lugar, la falta de agua, los malos olores y el excesivo aumento de moscas fueron los principales problemas que afectaron su calidad de vida.

Una demanda contra la empresa comenzó tibiamente a forjarse hace más de una década, para muchos esto no llegaría a buen puerto pero hace unos días llegó la noticia desde la Corte Suprema donde los afectados recibirían un dinero como indemnización por los daños que sufrieron.

Esta noticia lejos de dejar a todos contentos creo un nuevo foco de conflicto entre los vecinos donde las personas que no aparecieron en las listas de beneficiarios acusan que fueron marginados y buscan una razón de tal hecho.

Son más de trescientos vecinos que reclaman su indemnización y su vocero Eladio Atenas sostuvo que “hubo una indemnización de perjuicios a favor de todos los vecinos por parte de la agrícola Alka del fundo Santa Ana y quedaron familias completas afuera, hay casos de vecinos que no viven en San José y que si recibieron dineros, queremos saber que pasó y quien seleccionó a la gente”.

El vocero añadió que “hay familias que viven por años en el sector y no fueron favorecidos, en la calle Las Tórtolas fue solo una persona favorecida y las demás que sufrieron que pasaran los camiones con excrementos y estiércol quedaron fuera, necesitamos que alguien aclare este tema”.

Quienes se encuentran postergados del beneficio relatan que “puede ser que acá hubo un proceso de colador que se beneficiaron a ciertas familias, a ciertas personas, porque mientras más gente había la indemnización iba a ser más baja, entonces aquí hay un tema económico donde los vecinos que sufrieron las consecuencias de esto no fueron beneficiados”.

Todo esto está afectando gravemente la convivencia entre los vecinos donde como sucede en muchos casos el tema del dinero está dividiendo a personas que por años han compartido un lugar común donde habitan y hacen su vida cotidiana.