Hospitales de la Red Occidente implementan medidas para prevenir contagio de Covid-19 en sus instalaciones

En el marco de la declaración de la Fase 4 del Coronavirus Covid-19 en el país, el Servicio de Salud Metropolitano Occidente recomendó a los hospitales de la Red implementar una serie de medidas para prevenir la propagación del virus en sus instalaciones, tanto entre pacientes y familiares, como en los equipos de salud.

De esta forma, los establecimientos comenzaron a realizar acciones en el ámbito de las visitas y flujos de pacientes, atenciones y controles ambulatorios, y actividades internas de los recintos.

En el caso del Hospital San Juan de Dios, por ejemplo, con el fin de cuidar la salud de pacientes y usuarios, se definió disminuir el flujo de personas en el recinto asistencial, por lo que se restringió el sistema de visitas a pacientes hospitalizados y la modalidad de entrega de información clínica.

En el Hospital Félix Bulnes también hay cambios en las visitas a pacientes hospitalizados, las que se suspenderán a contar de este viernes 20 de marzo. Además se suspendieron consultas médicas programadas y atenciones de profesionales en policlínico del Centro de Atención de Ambulatoria de Especialidades (CAEE), manteniendo entrega de recetas y fármacos de los pacientes con terapias anticoagulantes y diabetes.

Por su parte el Hospital San José de Melipilla realizó, por ejemplo, algunas adecuaciones en su Consultorio de Especialidades, como la suspensión de algunas consultas ambulatorias y definió que los pacientes del programa de Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos serán atendidos a través de visitas domiciliarias. También hay restricciones en los horarios de visitas a hospitalizados.

En el Hospital de Talagante, algunas de las medidas implementadas son la ampliación del despacho de medicamentos a los pacientes a dos meses, la restricción de visitas de familiares  a pacientes hospitalizados y la suspensión de algunas atenciones del Consultorio Adosado de Especialidades (CAE), con excepción de pacientes con tratamiento anticoagulante, con control post operatorio, con curaciones y manejo de heridas con pie diabético, en control con psiquiatra, de alto riesgo obstétrico y con cuidados paliativos.

Mientras que el Hospital de Peñaflor ha adoptado medidas preventivas como la suspensión de atenciones ambulatorias de control, incluidas las de odontología, con excepción de pacientes crónicos con tratamiento anticoagulante para la entrega de recetas; funcionamiento normal del Programa de Hospitalización Domiciliaria, atención en domicilio vía atención médica remota para pacientes de cuidados paliativos, entre otras.

El Hospital de Curacaví priorizó atenciones para vacunación contra la influenza, entrega de alimentos y fármacos, curaciones avanzadas y visitas domiciliarias para recién nacidos y sus madres, controles prenatales a gestantes e 32 semanas en adelante y control del mes al lactante.

En tanto, el Centro de Referencia en Salud Dr. Salvador Allende definió mantener atenciones de morbilidad, pacientes con tratamiento anticoagulante, Ges de Oftalmología, rayos para mayores de 60 años y urgencias, mientras que el Instituto Traumatológico atenderá controles post operatorios, renovación de recetas críticas y atención de patología tumoral, y establecerá una priorización de cirugías, entre otras medidas.

A estas acciones se suman algunas de carácter interno de los establecimientos, como implementar medidas de aseo y sanitización de las instalaciones durante las 24 horas, propiciar la separación de un metro en salas de espera y prohibir el desplazamiento en vía pública de funcionarios con uniforme clínico de trabajo, especialmente en el transporte público.