Para complacer a su nieto melipillana realizó gigante castillo de cartón y está postulado a los Guinness

No sólo la realeza y las princesas de Disney tienen hermosos castillos. En Melipilla, hay un niño de cuatro años que gracias al arte y destrezas de su abuela cuenta con un gigante y bello castillo elaborado con materiales reciclables.

La entrada del castillo brilla con unas letras que dicen Samir, así es el nombre del chiquillo, tiene luces led, árboles y hasta una alfombra donde todos los que quieren entrar al interior del castillo deben dejar sus zapatillas pues, en la regla principal de su pequeño dueño para dejar entrar a las personas que quieren disfrutar de su maravilloso mundo donde puede jugar y pasar ratos muy agradable en casa de su abuela quien atiende al nombre de Olga Castro Pino.

¿Cómo surgió la idea de hacer el castillo? Fue la pregunta obligada para la creadora de esta gran obra quien textualmente indicó: todo comenzó un día que fue a buscar a mi nieto  al jardín y él, estaba jugando, yo estaba súper relajada cuando él me preguntó si le podía hacer un jardín y yo le dije que sí, incluso que le iba a hacer uno más grande comparándolo con el que el que estaba jugando en el colegio y como yo no puedo prometer si no voy a cumplir comencé a pensar la manera en la que le iba dar el gusto.

Estar sin empleo fue una de las motivaciones que llevó a Olga a cumplirle con esmero a su único nieto ya que, tenía el tiempo suficiente para dedicarle a su construcción que inició con los cartones que su esposo le llevaba a la casa.

Luego de hacer las dos primeras murallas, su nieto Samir comenzó a decirle que en su castillo quería más ambientes. “Ya cuando hice las dos primeras murallas, se me acercó y me dijo abuela en el castillo podrías hacerme una cocina y sin prometerle nada le dije vamos a ver y entre tantos cartones logré la cocina, luego me pidió un refrigerador y también lo hice y bueno poco a poco le hice el espacio de su pieza, un microonda, el baño, lavaplatos y otros espacios”.

El gran castillo de Samir tiene de ancho casi cuatro metros, cuenta en la entrada también con dos observatorios y el tiempo total de construcción fue de siete meses. El proyecto de Olga es lograr que el baño que construyó tenga descargue así como el lavaplatos que tiene agua.

Materiales usados

Olga Castro Pino, contó que ella tiene destrezas con las manualidades, por tanto disfrutó la elaboración de su gran obra donde los materiales que usó en su mayoría fueron cartones, cola fría, pinturas y silicón.

La pieza que Samir tiene en el castillo, cuenta con una pequeña cama decorada de cars ya que es su caricatura preferida y en sus “paredes” de cartón tiene hasta cuadros que decoran su interior.

Postulación a los Guinness

Ante este gran logro, Olga estuvo investigando en internet a fin de conocer si había algún otro castillo elaborado de material reciclaje tan grande como el de ella y no encontró. “Vi que hay castillos pero sólo las fachadas, no castillos como tal con sus áreas, en consecuencia, llene el formulario para postularme pero a los tres meses es que dan respuesta para saber si es el más grande o no”.