Programa Calle logró que Melipilla tenga más amigos con exitosa reinserción social

Con un emotivo balance donde mostraron los avances positivos que tuvieron los beneficiarios, el Programa Calle dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, este martes dio por culminado su trabajo en Melipilla.

Es importante recordar que fueron cinco funcionarios quienes conformaron el staff de profesionales del mencionado programa quienes se esmeraron en lograr la reinserción social de personas en situación de calle; en este particular, fueron 30 las personas que atendieron los cuales hoy en día, no son considerados “amigos de la calle sino de Melipilla”.

Gabriela Farías, trabajadora social y coordinadora del programa en el Municipio, fue entrevistada y explicó, que realizaron el egreso y cierre del programa el cual fue ejecutado durante dos años en la comuna y recordó, que la idea siempre fue servir de asesoría, acompañamiento psicosocial y laboral para los participantes.

“Este es un programa del ministerio de Desarrollo Social donde brindamos asesoría y orientación de acuerdo a las necesidades de cada participantes para que de una u otra forma, lograr que las personas en situación de calle mejoren su calidad de vida”, aseveró Farías mientras que Javiera Pino, quien es la cooperadora laboral, indicó que funcionan en base a dos esferas una de ellas, es la psicosocial para lograr enlazar nuevamente al individuo a la sociedad donde se ocupan de inscribir a la persona en el consultorio, que acceda a prestaciones de salud, que tenga carnet, entre otros factores y la otra es la laboral, sustentada en la empleabilidad donde buscan fortalecer las habilidades y posibilidades de encontrar algún empleo sea independiente o dependiente.

“Este años, echamos manos al programa FOSIS y a la APL donde varios usuarios fueron beneficiados y lograron ganar los instrumentos para iniciar un emprendimiento”, enfatizó Pino quien citó el ejemplo de tres favorecidos uno de ellos quien logró iniciar un emprendimiento adquiriendo un carro para vender dulces, una dama que obtuvo una máquina de coser para hacer costuras y otro, quien recibió apoyó para comprar todos los insumos para emprender como jardinero.

Inserción laboral y encuentros familiares

Durante esta actividad, se logró conocer que de forma dependiente, el programa Calle logró insertar al campo laboral a cinco de los 30 beneficiarios y el resto, están trabajando de manera independiente en artesanía, jardinería, venta de dulces, entre otras áreas.

Asimismo, se debe hacer mención a que las personas que participaron en este programa oscilan entre los 30 en adelante, algunos, con la oportunidad también de lograr un nuevo comienzo de encuentro familiar tal cual lo afirmó Mireya Verdugo, trabajadora social y apoyo social del equipo quien resaltó, que lograron vincular a varios de los beneficiarios con su entorno familiar.

Inclusión y capacidad de avanzar

Por su parte, Iván Morales psicólogo de este programa dejó claro, que uno de los objetivos de la actividad final es destacar la inclusión que lograron conquistar al tiempo en que Diana Garate, encargada de todo lo relacionado a la gestoría social dijo estar muy complacida porque los avances fueron muy notorios y se sienten felices.