diciembre 3, 2021

SIN FRONTERAS

Pfizer cederá la patente de su píldora contra el COVID para abastecer a 95 países de bajos ingresos

La iniciativa Unitaid, socia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en emergencias sanitarias, anunció este martes un acuerdo con la farmacéutica Pfizer para producir genéricos de su nuevo tratamiento en píldoras contra la COVID-19, con el fin de hacerlo más asequible en países en desarrollo.

Según indicó en rueda de prensa el portavoz de Unitaid Hervé Verhoosel, el acuerdo “facilitará la producción y distribución del antiviral (…) mediante licencias a fabricantes de genéricos cualificados, con el fin de dar un mayor acceso a la población global”.

Mediante el acuerdo se podrían producir genéricos del fármaco experimental PF-07321332, que en combinación con ritonavir en bajas dosis reduce según la farmacéutica Pfizer en casi un 90% el riesgo de muerte por COVID-19 en enfermos con comorbilidades.

El nuevo tratamiento está pendiente de aprobación por parte de las autoridades reguladoras de los distintos países, aunque los expertos afirman que los resultados iniciales son prometedores.

El acuerdo con Unitaid, pendiente de esa aprobación por parte de autoridades reguladores, “llevaría el nuevo fármaco, en combinación con ritonavir, a 95 países, que suponen el 53% de la población mundial”, destacó Verhoosel.

Esta operación se produce tras un acuerdo similar con su rival estadounidense Merck & Co el mes pasado.

 

 

Cuáles son los países de América Latina que recibirán la píldora de Pfizer contra el coronavirus a bajo costo

La iniciativa Unitaid, socia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en emergencias sanitarias, anunció este martes un acuerdo con la farmacéutica Pfizer para producir genéricos de su nuevo tratamiento en píldoras contra la COVID-19, con el fin de hacerlo más asequible en países en desarrollo.

 

Según indicó en rueda de prensa el vocero de Unitaid Hervé Verhoosel, el acuerdo “facilitará la producción y distribución del antiviral (…) mediante licencias a fabricantes de genéricos cualificados, con el fin de dar un mayor acceso a la población global”.

 

Mediante el acuerdo, se podrían producir genéricos del fármaco experimental PF-07321332, que en combinación con ritonavir en bajas dosis reduce según la farmacéutica Pfizer en casi un 90 % el riesgo de muerte por COVID-19 en enfermos con comorbilidades.

 

Los países de América Latina que se verán beneficiados son: Belice, Bolivia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Venezuela.

 

El nuevo tratamiento está pendiente de aprobación por parte de las autoridades reguladoras de los distintos países, aunque los expertos afirman que los resultados iniciales son prometedores.

 

Movimiento Archipiélago extendió hasta el 27 de noviembre las protestas contra la dictadura en Cuba

El movimiento Archipiélago, promotor de las protestas opositoras en Cuba, llamó a extender hasta el 27 de noviembre la “Jornada Cívica por el Cambio”, como respuesta a la “campaña de terror” que atribuye a la dictadura de Miguel Díaz-Canel y que complicó la asistencia a las movilizaciones del lunes.

 

Para este lunes, se había convocado una “Marcha Cívica por el Cambio”, con la que Archipiélago, respaldado por otros representantes y organizaciones afines a la disidencia, aspiraba a seguir la estela de las protestas de julio y reclamar una apertura democrática a las autoridades.

 

“Entendemos que las causas que motivaron la convocatoria del 15N siguen vigentes y el Gobierno no ha entendido el mensaje”, por lo que “es nuestro deber ciudadano seguir alzando la voz contra la injusticia”, anunció el movimiento en un comunicado al término de la jornada de movilizaciones.

La protesta no estaba autorizada por las autoridades y la oposición ha denunciado todo tipo de presiones por parte tanto de las fuerzas de seguridad como de simpatizantes del oficialismo. Como resultado, según Archipiélago, hubo “militarización extrema de las calles, más de 100 activistas sitiados, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, actos de repudio, violencia, amenazas, coacción y discursos de odio”.

 

“En lugar de respetar nuestro derecho a la libertad de expresión, reunión y manifestación”, añadió la organización, el régimen lo ha “criminalizado”, “poniendo a cubanos contra cubanas”. Así, acusó a las autoridades de emprender “una campaña de terror contra cualquier ciudadano que exprese pública o veladamente su desacuerdo con la situación del país”.

La oposición no está dispuesta a aceptar este “recrudecimiento de la represión”, pero desde Archipiélago también han avisado de que “jamás el pueblo cubano ha estado más unido en la lucha por sus derechos. De hecho, habla de “éxito rotundo” de la convocatoria del 15N.

A %d blogueros les gusta esto: