Crónicas

Sin acto de conmemoración por la contingencia epidemiológica Bomberos de Talagante cumplió 75 años

Un aniversario bastante distinto en lo protocolar vivió el Cuerpo de Bomberos de Talagante, ayer, jornada en la que la institución cumplió 75 años de vida y servicio a la comunidad de la capital provincia y alrededores.  Como consecuencia de la contingencia epidemiológica por COVID-19, esta noble institución voluntaria vivió su aniversario con lo esencial, cumpliendo siempre con su labor de servicio a la comunidad, como lo hace desde aquel 13 de abril de 1945.

“Sin duda este es un aniversario distinto al que celebramos cada 13 de abril, en que estábamos acostumbrados a compartir entre nosotros, a través de las distintas actividades, como nuestro tradicional desfile, nuestra tradicional ceremonia en la que se entregan reconocimientos por años de servicio, por asistencia y, posteriormente, nuestra junta donde tenemos la posibilidad de compartir a través de cánticos y con las anécdotas desde los más jóvenes a los más antiguos”, comentó Sebastián Rosas, Superintendente de Talagante.

Seguidamente, la máxima autoridad bomberil indicó que los recursos destinados para la compra de galardones, medallas y la tradicional cena, ya fueron destinados para la adquisición de insumos de sanitización, como también alimentos para las guardias de las distintas compañías.  “Hoy en día la prioridad es otra y esos dineros ya fueron destinados para enfrentar esta coyuntura y resguardar a nuestros bomberos”, acotó el Superintendente Sebastián Rosas.

Consultado por el momento en que se encuentra el Cuerpo de Bomberos de Talagante en sus 75 años de vida, el joven abogado señaló que la institución trabaja por estos días en la descentralización del mismo, particularmente en la creación de la Cuarta Compañía, ya fundada y en vías de capacitación de sus voluntarios postulantes, como también en la relocalización de la Segunda Compañía.  “La prioridad que hoy tenemos es la construcción de dos nuevos cuarteles: de la Segunda Compañía cerca del Hospital de Talagante y también la construcción del cuartel de la Tercera Compañía de Lonquén”.

Sebastián Rosas indicó que paralelamente sigue “el perfeccionamiento constante, a fin de poder dar un servicio oportuno y eficaz” e igualmente se trabaja en la incorporación de nuevo material.  “Gracias al trabajo mancomunado del directorio en general y las compañías, hemos logrado traer a la fecha 4 nuevas unidades: el carro B-1 de la Primera Compañía, un carro porta escala de segunda mano que viene del Cuerpo de Bomberos de Santiago, la camioneta K-1 de tipo 4×4 que usan los comandantes, un camión aljibe que entrega un importante servicio en Lonquén con capacidad para 15 mil litros de agua y, por último, estamos a la espera de un nuevo carro bomba para la Segunda Compañía”.

En cuanto al futuro de la institución, el Superintendente del Cuerpo de Bomberos adelanta que ya visualiza la adquisición de un terreno, pensando en la relocalización de la Cuarta Compañía hacia la zona de camino a Peñaflor y contar con más personal rentado como maquinistas conductores, de manera de no depender únicamente de los voluntarios.  De igual modo, el voluntario destacó la importancia de la comunidad para la institución y expresó su gratitud a la ciudadanía.

“En estos 75 años, quiero agradecer a la ciudadanía.  Cada vez que el Cuerpo de Bomberos ha necesitado apoyo, ya sea de tipo económico o de elementos para combatir incendios forestales, como agua, barritas de cereales, siempre la comunidad talagantina ha estado apoyando y colaborando con nuestros bomberos voluntarios, así que desde ya mi más cordiales agradecimientos a cada uno de los talagantinos y talagantinas que siempre están con nosotros”, subrayó el Superintendente Sebastián Rosas.

 

 

 

Share