Reino Unido evalúa prohibir la cocción de langostas y otros crustáceos vivos

El Gobierno del Reino Unido se plantea prohibir la cocción de langostas y otros crustáceos vivos como parte de su proyecto de ley de Bienestar Animal que tramita actualmente el Parlamento y que, entre otras cosas, reconocerá que los animales son seres sintientes. Si bien este texto ya cubre los derechos de los animales vertebrados, el Ejecutivo estudia ahora respaldar una enmienda presentada en la Cámara de los Lores que contemplaría proteger también los de los invertebrados, como crustáceos y moluscos, informó este miércoles el diario «The Times». El Gobierno encargó el año pasado una revisión independiente de la evidencia científica sobre si los cefalópodos (pulpo, calamar) y los decápodos (cangrejos, langostas) son sensibles. Ese estudio aún no ha concluido, pero se espera que forme la base de la decisión del Ejecutivo. NOTICIAS RELACIONADAS Restaurante de EE.UU. relaja a las langostas con marihuana antes de cocinarlas 15 Chef chileno respalda decisión de Suiza de «aturdir» a las langostas antes de hervirlas 134 También la Fundación de Bienestar Animal del Partido Conservador (CAWF, en inglés) publicó un informe el pasado junio en el que aseguraba que existe una «evidencia sólida» de que los pulpos y las langostas son «capaces de sentir dolor», por lo que pedía explorar si existen formas de «aliviar» su sufrimiento. De confirmarse la nueva enmienda y de aprobarse la ley, conllevaría la prohibición de prácticas de crueldad animal como envolver y enviar por correo mariscos vivos, o el hervir langostas vivas -ya ilegal en países como Suiza, Noruega o Nueva Zelanda-, que serían sustituidas por formas alternativas «más humanas», indica «The Times». La Sociedad para la Prevención de la Crueldad Animal sugiere como métodos «menos crueles» aturdir al animal con una pistola eléctrica o enfriándolo en hielo o aire a menos de 4 grados centígrados, entre otros. Sin embargo, según el periódico, la medida contaría con la oposición de la industria pesquera, que desembarca más de 420 millones de cefalópodos y crustáceos cada año en el Reino Unido.