Petiseros: La importancia de cultivar y profesionalizar este oficio en el campo chileno

Una labor no muy conocida, y a veces poco valorada de nuestro campo chileno, es el de “Petisero” o “cuidador de caballos”, oficio que se remonta a la antigüedad, faena que muchos han adquirido mirando, legado quefrecuentemente pasa de generación en generación.

Lo que pocos saben, que este oficio puede ser certificado, y en Melipilla existe una de las pocas profesionales a nivel nacional que imparte dicho curso, Karen Frías Medina, médico veterinaria, quien desarrolla esta capacitación que está avaladapor las normasISO 9001:2015 y NCh 2728:2015, taller que enseña el cuidado y crianza de caballos.

“Es importante certificar los oficios”, señaló la profesional, destacando la importancia de que “se conozca que existe una persona preocupada de la crianza equina, competencias que deben ser legitimadas, más en estos tiempos donde la profesionalización en el mundo ecuestre es cada vez mayor”.

Frías ha realizado capacitaciones en diversos puntos del país, lugares a los que ha llegado a solicitud de diversas caballerizas que buscan entregar mayores conocimientos a sus cuidadores. “El taller que se realiza es significativo, tanto en conocimientos, como en lo que representa para la gran parte de quienes participan de él. Para muchos, contar con una certificación que avale su trabajo es un orgullo, oficio no reconocido que buscamos formalizar a través de la entrega de nuevas herramientas y conocimientos”, resaltando la importancia de cultivar aquellas labores que la tecnología no puede sustituir.

Karen Frías detalló que el curso “forma al petisero en el área de cuidado equino y manejo de caballerizas, con la finalidad de mejorar las condiciones físicas y ambientales en la salud del animal y la prevención de riesgos en el cuidador a cargo, así como el herraje de cada caballo,características de los ejemplares, detalles que marcan la diferencia en crecimiento y desarrollo del animal”, sentenció.

La profesional añadió que el oficio de Petisero “es un trabajo al que no se le ha prestado la atención necesaria,pero que es de vital relevancia para nuestro campo chileno, que apunta a mejorar la calidad de vida de los caballos, quienes necesitan de cuidados especiales. No es llegar y tener un equino y que sólo paste, existen responsabilidades asociadas, como el mantenimiento de corrales, conocer sus estados de ánimo y necesidades alimentarias, entre otros aspectos”, manifestó, detallando que la principal función de un Petisero es que “deje listo al caballo para el jinete”.

Finalmente,Karen Frías expuso que -debido a la pandemia-“lamentablemente los talleres han tenidoque ser suspendidos”. No obstante, espera retomar las clases junto a su OTEC Aluprán, así volver a las capacitaciones y profesionalizar un oficio que para muchos es desconocido, pero que es tan necesario en para el mundo rural.