Penas de cárcel para autores de robos con intimidación

 

Cuatro sujetos recibieron condenas que van entre los 5 y 10 años como autores de robo con intimidación.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Melipilla condenó a Kevin P.P. y Wilson C.C. a la pena efectiva de 10 años y un día, además a Matías A.C. a 6 años de presidio y Brandon P.P. a 5 años y un día de cárcel, en calidad de autores del delito de robo con intimidación perpetrados en noviembre de 2018, en la comuna.

Los magistrados dieron por acreditado que aproximadamente a las 14 horas del 13 de noviembre de 2018, Matías, Brandon y Kevin en las faldas del cerro El Sombrero de la comuna de Melipilla, abordaron y rodearon con un cuchillo y una tijera a un grupo de siete escolares que se encontraban compartiendo en el lugar, amenazándolos y exigiéndoles la entrega de las especies que portaban, tres de ellos lograron arrancar, mientras el resto del grupo no.

Los antisociales procedieron a registrar sus vestimentas para sustraer sus teléfonos celulares y a una joven sus aros y mil pesos en dinero efectivo. Luego, le ordenaron a los afectados que se retiraran del lugar por otra vía.

En tanto, aproximadamente a las 23.15 horas del mismo día, en la avenida Vicuña Mackenna con Las Torres de la comuna de Melipilla, Wilson transitaba en bicicleta y abordó a un menor de edad, extrayendo un objeto que aparentaba ser un arma de fuego desde sus vestimentas, para amenazarlo y exigirle la entrega de sus pertenencias, logrando quitarle su reloj, billetera, celular y dinero en efectivo, dándose a la fuga del lugar con las especies en su poder.

Finalmente, alrededor de las 13.30 horas del 15 de noviembre de 2018, en el sector Las Vertientes, en las faldas del Cerro El Sombrero de la comuna de Melipilla, Kevin le pidió a una persona que le convidara agua, quien se detuvo y le pasó una botella que portaba, momento en que hizo señas a un sujeto que se encontraba oculto en un arbusto, quien premunido de un cuchillo tipo carnicero, procedió a amenazarlo para sustraerle un banano en el que llevaba su celular, iniciándose un forcejeo con los sujetos, pero que frente al temor de ser agredido o herido, cedió, logrando arrebatarle la especie, y luego ambos sujetos se dieron a la fuga con la especie en su poder.