Melipillano cayó en su propia trampa

En el conocido programa televisivo de Canal 13 se mostró la historia de Armando Valdenegro, de 61 años, según las personas que aparecieron en el capítulo habría engañado a decenas de personas en una página de internet dedicada a la venta de equipos de gama alta y contratos de arriendo falsos.

En la edición del programa televisivo se mostró la historia de Armando Valdenegro quien se presentó como “publicista y gigoló”, en la historia se relata como busca vender un derecho de llave de un local comercial del barrio Italia, en forma persistente e insistente solicitaba a la supuesta compradora la entrega de dinero en forma rápida para hacer efectivo en el negocio.

La venta por 7 millones de pesos debía efectuarse rápidamente o de lo contrario no se podría realizar el negocio, en el mismo espacio se ve como tratan de advertir a la víctima que el local no podía ser sub arrendado sin la aprobación de la administración del recinto.

Luego, en la trampa que se preparó se invitaba a Armando a un local comercial donde le sirvieron un vaso con vinagre en vez de vino y unos panqueques rellenos con wasabi, una salsa picante, que sin mediar inconvenientes bebió y comió para no perder la oportunidad de negocio.

Lo que causó más la atención y las risas del equipo periodístico fue donde dijo ser “gigoló” en el barrio alto de Santiago donde las mujeres llegaron a pagar un millón ochocientos mil pesos para conocer su faceta amatoria.

El cómplice en esta historia fue Pancho Saavedra, el conductor de ‘Lugares que hablan’ le dio a conocer que había personas que estafaban vía internet donde Armando Valdenegro, sin mediar pregunta, dio a conocer que era el dueño de 10 mil hectáreas de litio y bien suelto de cuerpo señaló que realizaba negocios con Ponce Lerou.

Al ser encarado por las víctimas que depositaron dinero por sus celulares solo atinó a decir que prestó su cuenta bancaria a una persona de nombre Juan Luis y que él recibía un porcentaje, había depósitos diarios por montos de 2 millones de pesos, algo que a todas luces claramente mostraba un ilícito.

A la salida del local comercial lo estaban esperando funcionarios de la SIP de Carabineros que lo detuvieron por tener una orden vigente emanada del 12° Juzgado de Garantía de Santiago, además los policías comprobaron que portaba un arma blanca, algo que también está prohibido por Ley.

Según consta en la página del Poder Judicial quedó la medida cautelar consistenteen la firma quincenal, por lo cual el imputadodebepresentarse con sucédula de identidad a firmaren el librocorrespondiente a vuestraunidadpolicial, a contar del sábado20 de octubre del añoencurso, entre las 09:00 y las 13:00 horas, durante el tiempo que se extienda la presente causa

 

 

A %d blogueros les gusta esto: