Crónicas

Melipilla necesita una cuarentena efectiva y con alcance comunal

Han pasado dos semanas desde que el Ministerio de Salud decretara cuarentena obligatoria para el sector urbano de la comuna de Melipilla, y aunque pudiera resultar apresurado realizar un análisis del impacto que ha tenido en el territorio esta determinación, a simple vista pareciera que ha disminuido la movilidad, producto del aumento de las fiscalizaciones. Sin embargo, esto no necesariamente se ve reflejado en la disminución de los casos de contagios.

Al hacer el análisis de los últimos reportes del MINSAL queda en evidencia que, en solo tres días hubo un considerable aumento de casos positivos, pasando de 2.044 a 2.375 personas contagiadas, lo que equivale a 331 personas (cuyos cortes fueron el 19 y 22 de junio respectivamente).

Entonces la interrogante es, ¿está funcionando la cuarentena en la comuna de Melipilla?.Al respecto, elmédico encargado de epidemiología del Departamento de Salud de Melipilla, Dr. Mario Albanés Araya, señala que hasta que no se tenga una cuarentena efectiva y comunal, difícilmente se va lograr controlar el número de contagios, insistiendo en que el virus no conoce ni respeta límites.

En el mismo tenor, la enfermera Andrea Jorquera Guerra, que también forma parte del equipo epidemiológico de Atención Primaria de Salud de Melipilla, complementa esta solicitud de cuarentena total, dejando en evidencia que muchos de los brotes de contagio que se han presentado están relacionados al sector rural.  Al respecto señala “en las últimas semanas han aumentado los brotes en lugares de trabajo agrícola y ganadero, o en empresas que funcionan principalmente en localidades rurales, hacia las cuales se desplazan trabajadores desde los sectores urbanos, en condiciones de transporte que son altamente riesgosos porque no se puede mantener distancia, donde permanecen más de 15 minutos en espacios cerrados y al realizar su trabajo se vinculan de manera directa entre ellos.  El vínculo y contacto entre lugareños y quienes van a trabajar desde la ciudad a las empresas dificulta la contención del virus, por hacerse prácticamente imposible la trazabilidad”, señaló.

En la misma línea, la profesional expone la gran preocupación de los y las trabajadoras de la salud primaria, puesto que han logrado constatar en terreno que las medidas de autocuidado adoptadas en el sector rural en ocasiones son más relajadas, dado que la dispersión geográfica disminuye el control social y la fiscalización.  En este sentido, insiste en la necesidad de mayor fiscalización al sector agropecuario (agrícola, ganadero, incluida fábricas de productos lácteos), tanto a los medios de transporte que los movilizan, como a los procesos y procedimientos utilizados en la ejecución de sus tareas, insistiendo en que es necesario fiscalizar para disminuir prácticas inadecuadas que se han ido detectando.

Finalmente, la profesional realiza un llamado a las autoridades, tanto a nivel local como nacional, a que se decrete una cuarentena total en el territorio, que comprenda el sector urbano y rural, lo cual permitirá efectivamente disminuir los contagios.

 

Share
contenidos
the authorcontenidos