Los rusos comienzan a viajar al exterior para vacunarse con Pfizer ante la falta de aprobación de la Sputnik V

A la desconfianza y apatía que siempre les generó los anuncios del gobierno respecto a su desarrollo de inmunización contra el COVID-19, los rusos comienzan a buscar alternativas fuera del país para protegerse contra la pandemia. Es por eso que las agencias de viajes rusas están vendiendo paquetes turísticos para que los rusos reciban vacunas contra el coronavirus fuera del país, en medio de la frustración entre algunos rusos porque sus vacunas de producción nacional no han sido aprobadas internacionalmente.

 

Rusia no ha registrado ninguna vacuna de fabricación extranjera para su uso. Ha aprobado cuatro vacunas de producción nacional, incluida la Sputnik V de dos dosis. Ninguna de las vacunas de Rusia está aprobada por la Organización Mundial de la Salud o la Unión Europea.

 

La OMS ha suspendido su proceso de aprobación para Sputnik V hasta que se visite nuevamente una fábrica que no pasó una inspección de buenas prácticas, dijo la Organización Panamericana de la Salud el 15 de septiembre. La demanda en Rusia de viajes que permitan a las personas recibir vacunas extranjeras aprobadas por la OMS ha aumentado desde ese anuncio la semana pasada, dijo Maya Lomidze, directora de la Asociación de Operadores Turísticos de Rusia (ATOR).

 

La mayoría de los viajes, que cuestan entre 600 y 850 euros, son a Serbia, y una empresa ofrecía Alemania como destino. Permiten a los clientes recibir una de cuatro vacunas diferentes, incluida la desarrollada con Pfizer, dijo ATOR en un comunicado. Si los viajeros eligen una vacuna de dos dosis deben reservar dos viajes.

Fuente: Infobae.com