LAPIDARIA ENCUESTA DEL PROFESORADO DE LA CORPORACIÓN MUNICIPAL DE EDUCACIÓN DE TALAGANTE

Un total de 251 profesores de los 14 establecimientos bajo la administración de la Corporación Municipal de Educación de Talagante respondieron la consulta efectuada por la Coordinadora Sindical y de Trabajadores de dicha entidad.  Sin duda, el sondeo fundamenta los planteamientos hechos por los dirigentes del profesorado local –ver reportaje anterior- respecto del agobio laboral de que son objeto las y los docentes municipales, como consecuencia de las exigencias a las que están sometidos en modo virtual.

Un modo que impacta

Así, por ejemplo, el 97,2% de los encuestados manifestó que su salud, ya sea mental o física, se ha visto afectada por las exigencias del trabajo a distancia.  En tal sentido, un 50,2% expresó que este formato les ha producido algún inconveniente a nivel de la salud mental, mientras que el 47% plantea que ha experimentado algún deterioro en su salud física y a mucha distancia de las anteriores respuestas, sólo un 2,8% de los sondeados declara no haber experimentado problema alguno.

Si bien el número de docentes que han presentado licencia médica es bajo (5,6%), los 251 encuestados admiten alguna dolencia física casi al término del primer semestre de clases.  Un 46% señaló experimentar problemas a nivel de la espalda; un 19,1% ha tenido dificultades con la vista; un 16,7% en brazos, codos, muñecas u hombros; un 13% admite haber experimentado problemas en la zona del cuello; un 3,3% señaló haber sentido dificultades de escucha por exceso en el uso de audífonos; y, por último, un 1,9% admitió haber experimentado problemas de garganta, posiblemente asociado a la voz.

Menos horas de sueño y más de trabajo

Indudablemente que el descanso y la falta de horas de sueño, tienen un impacto en el estado de la salud mental y son indicadores relevantes sobre el agobio que puede percibir un ser humano y que según estudios de las universidades de Oxford, Cambridge, Harvard, Manchester y Surrey sobre el cambio en el reloj biológico, “puede alterar el estado de alerta, el ánimo, la fuerza física e incluso el riesgo a un infarto” o gatillar  patologías crónicas.  En tal sentido, un alto porcentaje de los docentes encuestados por la Coordinadora Sindical y de Trabajadores de la Corporación Municipal de Educación de Talagante, dejaron en evidencia la vulneración de este aspecto.

De hecho, más del 96% de los encuestados admitió dormir por debajo de las 8 horas diarias de sueño sugerido en buena parte de la literatura médica.  Así es como un 11,3% del profesorado señaló dormir 4 horas diarias durante los días laborales; un 24,5% duerme 5 horas; un 34,4% duerme 6 horas; un 25,9% duerme 7 horas; y sólo un 3,8% de los encuestados dijo dormir 8 horas o más durante las jornadas hábiles, a lo cual se suma a otros indicadores como las horas de descanso durante la jornada de trabajo y el tiempo que dedican a clases, reuniones y preparación de material.

Respecto de lo anterior, cabe señalar que un 14% de los encuestados admitieron pasar mínimo entre 2 a 5 horas frente al computador haciendo clases on line semanalmente, mientras que un 27% señaló que a esa labor dedica más de 15 horas semanales.  Complementariamente, un 3,7% de los docentes encuestados dedican un mínimo de 5 horas semanales para desarrollar labores no lectivas, tales como planificación, preparación de material, revisión de tareas, etcétera, mientras que un 40,5% sostuvo que invierte 12 horas en esas labores.

Otras razones para sentir agobio

Otro aspecto de la labor docente tiene que ver con reuniones on line (en línea) sobre distintos aspectos de coordinación, tales como EDGE, reflexión docente, codocencias, departamentos, Unidad Técnico Pedagógica, PIE, etcétera.  Al respecto, el total de los profesores encuestados dedica parte de su jornada a este tipo de actividades, de modo que un 34,4% declara sostener mínimo 2 reuniones semanales, mientras que un 20,5% habla de 5 reuniones semanales y sobre el tiempo asignado para esta actividad, un 33,6% señaló dedicar como mínimo 1 a 2 horas, mientras que un 29% concede de 4 a 5 horas y un 11,2% empeña 6 horas y más para este tipo de exigencia laboral.

Como compensación a toda esta carga laboral diaria, el 43,7% de los profesores encuestados declara dedicar menos de una hora para descansar durante la jornada laboral y un 24,2% una hora.   En tanto, frente a la consulta sobre si estima que se encuentra bajo una jornada laboral agobiante, el 85,1% del profesorado de la Corporación Municipal de Educación de Talagante admitió experimentar ese estado de cosas, mientras que ante la pregunta sobre el nivel de empatía que tendrían de parte de su equipo directivo si presenta un problema de salud, ya sea mental o física, un 30% de los encuestados no cree que tendrá una respuesta comprensiva por parte de su jefatura.