Pedro Castillo sigue el manual chavista: promete reformar la Constitución para concentrar más poder