En Ecuador alertan que podrían faltar recursos para pagar las jubilaciones desde el 2022

La seguridad social ecuatoriana está en problemas. El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) se está quedando sin fondos para poder pagar las pensiones, los seguros y dar cobertura en salud a sus afiliados. La crisis empezó a sentirse en el 2015, durante el gobierno de Rafael Correa. Las decisiones políticas han sido determinantes.
Actualmente, el Estado le debe a la seguridad social más de USD 16.000.000.000. Sin embargo, no hay un convenio de pagos definido. Además, uno de los problemas del IESS es que los gastos que debe realizar superan los aportes de sus afiliados en más de un 50 %. Lo que significa que constantemente tiene un déficit de caja –es decir que gasta más de lo que ingresa a sus arcas. Eso genera que el IESS deba recurrir a su banco (BIESS) y utilizar los fondos, que deberían ser capitalizados, para pagar los gastos recurrentes como las pensiones.
Los déficits de caja iniciaron desde el 2014 y lo que aportaron los afilados no alcanzó para pagar a los jubilados y a otros beneficiarios. En el 2020, el IESS recibió USD 2.400.000.000 en aportes, pero los pagos fueron de USD 4.300.000.000, es decir que hubo un déficit de USD 1.900.000.000, se calcula que, para el 2025, ese déficit se duplique y alcance los USD 2.800.000.000.
Las decisiones, más políticas que técnicas, tomadas durante el gobierno de Rafael Correa le habrían costado al IESS, según sus autoridades, una pérdida de USD 8.900.000.000. Dos decisiones fueron las que provocaron la crisis.
La primera decisión se refiere a la eliminación del aporte del 40 % del Estado para el pago de pensiones. La segunda, que afectó al fondo de salud del IESS, se refiere a la inclusión desde el 2010 de la atención médica a los hijos menores de edad de los afiliados. Esta decisión, aunque popular, no contó con financiamiento. El fondo de salud, además, se ha visto afectado por la pandemia.
Fuente: Infobae.com