Crónicas

Empresas comienzan a adoptar medidas frente al cambio climático, pero aún son insuficientes

Fuente: www.paiscircular.cl

Jorge Molina Alomar

Un reciente análisis desarrollado por la Plataforma Latinoamericana de Empresas por la Acción Climática (AC) a 30 grandes empresas -muchas de ellas multinacionales- de Chile, Perú y Colombia, muestra avances en la incorporación de medidas costoeficientes como el ahorro de energía, agua y la implementación de la economía circular. También que un número importante de empresas ya están tratando el tema del cambio climático en sus juntas directivas y en sus políticas ambientales. ¿El gran pendiente? La creación de una política de cambio climático a largo plazo integrada en el modelo de negocios de las empresas, que no solo permita enfrentar los riesgos, sino también visualizar nuevas oportunidades.

 

mediados de enero, Black Rock -el mayor fondo de inversión del mundo- anunció en su carta anual a los inversores que el cambio climático será el eje central de la estrategia de inversión de la entidad. “El cambio climático se ha convertido en un factor definitorio en las perspectivas a largo plazo de las empresas”, señaló entonces Larry Fink, fundador y consejero delegado de Black Rock, y auguró una “reforma fundamental” a las finanzas globales.

 

Hoy las evidencias sobre el riesgo climático, y la frecuencia con que los fenómenos climáticos extremos golpean a distintas partes del planeta -los incendios de Australia este año fueron un claro ejemplo-, están obligando a los inversores a reevaluar los presupuestos básicos sobre las finanzas. Y recientemente, una publicación del Bank for International Settlements (BIS) acuñó el concepto de “cisne verde”, que se refiere al potencial perturbador que tiene el cambio climático en el sistema financiero global. Pero, ¿qué pasa con las empresas?

 

Según un reciente análisis desarrollado por la Plataforma Latinoamericana de Empresas por la Acción Climática (AC), una plataforma que busca conformar  una acción climática global y multisectorial efectiva que involucre a los distintos sectores de la sociedad, las empresas sí están ejecutando medidas en este ámbito, pero aún no se visualiza un cambio o una integración general que considere proyecciones holísticas de inversión en nichos de mercado menos riesgosos a los efectos del cambio climático, ni cuentan -en su mayoría- con una visión a largo plazo que lo considere. En otras palabras, aún no se puede hablar de una reestructuración integral de la economía en esta línea.

 

El análisis se basa en el estudio de 30 grandes empresas -muchas de ellas multinacionales- de Chile, Perú y Colombia, países de la Alianza del Pacífico con normativas similares en este ámbito de distintos sectores, entre ellas empresas de energía, minería, sanitarias, retail e industria de alimentos. Para ello se generó un diagnóstico cuantitativo y cualitativo a partir de un catastro generado por AC sobre el estado actual de las empresas en relación al cambio climático.

 

Para ello se analizaron ocho categorías: gobierno corporativo, planificación ante el cambio climático, emisiones de gases de efecto invernadero, energía, recursos hídricos, política ambiental, economía circular y compromiso frente al cambio climático. Esta medición es de carácter porcentual y se sitúa a la empresa en comparación con un tipo ideal de rendimiento climático. “Uno siempre piensa que las empresas tratan los temas ambientales como muy ajenos, pero en los últimos tres a cinco años las empresas han incorporado un poco más los temas de sostenibilidad, y no necesariamente por cumplir normas o regulaciones; se acercan a nosotros de forma voluntaria porque quieren mejorar sus políticas de cambio climático y de medio ambiente”, dice Daniela Saavedra, directora climática regional de AC.

Share