Dictadura cubana amplió el envío de médicos al exterior pese a que el sistema de salud de la isla está colapsado por el COVID-19

La dictadura cubana anunció esta semana que 23 médicos se sumaron a las brigadas que trabajan en Haití y Ghana, en momentos en que el sistema de salud de la isla está colapsado por el aumento de casos de COVID-19.

De ese total de profesionales, 11 integrantes del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, fueron enviados a “asistir al pueblo haitiano”; mientras que otros 12 sanitarios se integraron a la Brigada Médica Cubana en Ghana.

 

Según consignó el portal 14ymedio, Didier Álvarez Morejón, al frente de la brigada en Haití, aseguró que a partir del “terremoto y las intensas lluvias” que sufrió la nación, fueron “convocados en muy poco tiempo para ayudar a este país y apoyar también el trabajo” de los sanitarios que se encuentran desde hace tiempo allí.

Cuatro días antes de este anuncio, el propio ministro de Salud de la dictadura, José Angel Portal Miranda, aseguraba que los integrantes de la brigada Henry Reeve “son médicos del mundo, pero son, ante todo, médicos de Cuba. Mujeres y hombres que se distinguen por su solidaridad y amor a la humanidad”. Sus declaraciones fueron a raíz del envío de 37 sanitarios matanceros a Las Tunas y Artemisa para apoyar en la lucha contra el COVID-19.

Sobre los colaboradores en Ghana, el arribo de los mismos se produce luego de la renovación del acuerdo de cooperación de salud entre las dos naciones el pasado 12 de julio.

Portal Miranda dijo el pasado 19 de agosto que, durante un año y medio de pandemia, miles de profesionales cubanos, en 57 brigadas, “han ayudado a 40 naciones a prestar un servicio de salud digno a sus ciudadanos”.

Fuente: Infobae.com