septiembre 28, 2021

Decretado por el Tribunal de Garantía de Talagante: Doce meses para investigar la responsabilidad penal del directorio de Santa Marta por daño al medioambiente

  • Andrés Zöllner, vecino querellado en las distintas causas contra el relleno valoró esta nueva arista investigativa, así como el surgimiento de nuevos antecedentes relacionados con el poder político.

Tras dos jornadas sucesivas de audiencias, el 1 y 2 de septiembre, el Tribunal de Garantía de Talagante aceptó el plazo solicitado por el Ministerio Público, a través del Fiscal Heriberto Reyes, así como por los vecinos representados por el abogado Mauricio Pagueguy, de 12 meses para investigar las responsabilidades penales que cabe a los miembros del directorio de Santa Marta, a saber Guillermo Arturo Ruíz-Tagle Pérez; Giorgio Dario Benucci Torrealba; Andres Ruíz-Tagle García-Huidobro; Gustavo Silva Cabello; Juan Eduardo Irarrázaval Comandari.

Durante la audiencia el Fiscal Heriberto Reyes justificó las razonas para establecer el plazo mínimo de un año para investigar y esclarecer los hechos.  “Voy a solicitar un plazo de investigación de 12 meses por las características de la causa fundamentalmente, porque estas causas requieren constantes monitoreos de aguas y, bueno, nosotros vamos a tener que emprender ahora una serie de diligencias que evidentemente sin el marco de una formalización, no podíamos emprender”, señaló el persecutor.

En tanto, Andrés Zöllner, vecino y vocero de los querellados valoró la formalización del directorio del Consorcio Santa Marta, argumentando que se trata de “un paso más en la dirección a la justicia en todo el sentido de la palabra”.  De igual modo, el vecino destacó los hechos ventilados durante la audiencia y que según subrayó los vecinos vienen denunciando hace muchos años. 

“En este contexto hay que preguntarse: ¿Qué significa que un ex alcalde y hoy diputado tenga este tipo de correos electrónicos con el gerente general del relleno sanitario?”, sostuvo Andrés Zöllner (ver en nota aparte), y añadió que también es preocupante constatar que el relleno sanitario estuviera funcionando más de 10 años sin una patente comercial en regla “y que en el último momento ni siquiera tuvieron ellos que venir a pedirla sino que estaba el municipio mismo preocupado de entregársela en bandeja.  

“Es preocupante saberlo que aquí estamos, por primera vez, quizás, comenzando a ponerle el cascabel al gato, porque finalmente Santa Marta sólo es posible o pensable solamente por tener la tolerancia del sistema político, que ha permitido que el relleno operara como lo ha hecho y que no tengan ningún respeto por el medio ambiente, por nuestro ordenamiento jurídico y, tampoco, naturalmente, tengan respeto por sus vecinos”, señaló Andrés Zöllner, vecino de Lonquén querellado contra el relleno sanitario.