Connotados bateristas del medio nacional ofrecen taller a estudiantes talagantinos

  • Bruno Godoy de Sinergia, Christhoper Schönffeldtt de Villa Cariño y Toño Corvalán de Chanco en Piedra fueron los relatores de este encuentro

 

Tres reconocidos bateristas del ambiente artístico nacional juvenil chileno se reunieron con una gran cantidad de estudiantes de distintos establecimientos de la comuna de Talagante, quienes ya tocan o están interesados en este instrumento.  La convocatoria fue hecha por el Instituto de Ciencias y Tecnología de Talagante, establecimiento que se encuentra conmemorando la Semana de las Artes –según el calendario escolar 2018-, como comentó Cecilia Arriagada, directora del mismo.

“La idea nació de los profesores de arte y de música de nuestro colegio, porque tienen los contactos con estas bandas, y nos pareció una excelente idea cuando nos presentaron el proyecto, lo fuimos madurando e invitamos a varios colegios para que se integraran y disfrutaran esta experiencia.  Para nosotros es una experiencia nueva, creo que es la manera como los jóvenes tienen que involucrarse con las artes (…) ha sido una nueva y maravillosa experiencia”, señaló la directora.

En tanto, Christhoper Schönffeldtt, baterista de Villa Cariño, comentó que no es difícil tocar batería cuando hay interés y dijo estar muy contento de participar de este encuentro. “Estamos con la Academia de Bruno Godoy muy felices de poder mostrar acá lo que estamos haciendo diariamente en Santiago, es importante para nosotros mostrar nuestro trabajo porque, de verdad, creemos que no solo estamos enseñando a tocar batería sino que estamos dándoles un motivo a los jóvenes para seguir adelante, para ser mejores y para ser feliz y hacer feliz a los demás”.

Por su parte, Toño Corvalan, baterista de Chancho en Piedra, compartió la misma percepción de sus colegas y destacó la iniciativa de este colegio. “Bien me parece acercar esta actividad a los colegios, a los niños para darles una alternativa desde el arte, o sea una alternativa para que se expresen desde el corazón sobre todo desmarcarlos un poco de las otras alternativas les dicen lo que hay que hacer (…).  La música cuesta mucho, pero la recompensa del alma es mucho más importante y un ejemplo de mi banda es que ya tenemos 24 años viviendo de lo que nos gusta y ojala salgan hartos músicos de acá de Talagante”, comentó el músico.

A %d blogueros les gusta esto: