Altas tarifan pagan venezolanos para poder hacer envíos a sus familiares y poderse sentir un poco “reconfortados”

*** Emocionalmente quizás mucho no estemos bien pero le agradecemos a Chile la oportunidad porque podemos ayudar a los nuestros***

Hay quienes se quedan únicamente con los pesos necesarios para pagar el costo del transporte, otros, se cohíben de darse algún “gusto” mientras que existen también los que reúnen dinero por unos cuantos meses para que sus presupuestos no se vea afectado pero, en definitiva, hoy en día, Chile está lleno de venezolanos que hacen largas filas en las casas de envíos internacionales ubicadas en Santiago para mandarle a sus familias remesas o en su defecto, artículos de aseo personal, medicinas y a veces, hasta juguetes.

Tristes pero también admirables historias de lucha que se están escribiendo sobre este país que le abrió la puertas a miles de ciudadanos venezolanos que dejaron el calor de sus tierras, el azul de sus mares y muchas de sus costumbres atrás en busca de un mejor futuro debido a que, el régimen de Nicolás Maduro en un abrir y cerrar de ojos, les mutiló todos sus sueños y proyectos.

Una generación de jóvenes profesionales, dejaron de ser los hijos de “mami y papi” para migrar a otras tierras y con valentía trabajar “en lo que sea”, con tal de cubrir sus gastos y ayudar a sus familiares que aún están resistiendo en el país de la Bandera tricolor y estrellas.

Hijos separados e sus padres y viceversa, nietos creciendo lejos de sus abuelos, familias desmembradas por completo es lo que destaca en el país que comenzó a oler a desgracia desde que Hugo Chávez asumió la presidencia y que hoy, obliga a sus ciudadanos a alzar el vuelo hacia otros horizontes y en el caso de muchos de los que han llegado a tierras chilenas además de agradecerle a la Nación por las oportunidades, le piden al Presidente Piñera que cree una ley que les permita poder lograr la reunificación familiar sin que el pasaporte sea un requisito ya que, sacar ese documento en Venezuela se ha convertido en una verdadera misión imposible.

Testimonios

Yisneidi del Valle Figueredo Gil, venezolana del estado Lara, contó que tiene siete meses en Chile y muy tajantemente dijo: no ha sido fácil pero tampoco es imposible.

“De Chile, no me puedo quejar, me han abierto las puertas de manera espectacular; sin embargo, aprovecho esta entrevista para hacerle un llamado al Presidente Piñera para que considere la aplicación de una política donde los padres puedan viajar con sus hijos y entrar al país así no tengan el pasaporte. Yo tengo tres hijos, los deje en Venezuela porque no pude sacarles el pasaporte y no es fácil, mi hija menor tiene dos años y llora mucho por mí”, narró esta venezolana quien acotó, que con orgullo ha trabajado hasta limpiando casas ajenas con tal de poder cubrir sus gatos y ayudar a su familia.

Yesneidi, al momento de ser entrevistada le estaba enviado ropa a sus hijos y una muñequita a su niña, corrió con la suerte de que una de las empleadas de la casa de envíos le dio la oportunidad de ir otro día para que completara el dinero y cancelar el costo total del envío para que así, aprovechara una promoción y enviara cinco kilos de ropa u otros artículos a un menor precio.

Entre sus sentidas palabras dijo que tiene previsto ir a la PDI, debido a que, su esposo está esperando desde Venezuela la Visa de Responsabilidad Democrática y ella, ya tiene su visa temporal pero, necesita orientaciones para saber que puede hacer para traerse a sus hijos a quienes no les ha podido sacar el pasaporte “porque es muy difícil”.

“No es fácil, nos reconforta poder ayudar económicamente a nuestros familiares pero emocionalmente no estamos bien”, alegó la entrevistada quien completó sus declaraciones diciendo que sus familiares le cuentan que desde que ella salió de Venezuela, esa Nación petrolera ha retrocedido como 30 años.

Por otra parte, Yuransy Rodríguez, venezolana oriunda de la ciudad de Acarigua quien también se encontraba en la casa de envío afirmó que tiene bajo su responsabilidad en Venezuela a sus padres, cuatro hermanos y a sus dos hijos. “Desde aquí cualquier cosita que le enviemos les sirve mucho a ellos, los envíos son costosos pero lo que tratamos de enviar es muchas medicinas porque allá no se consiguen”.

Una de las cosas más difíciles para Yuransy ha sido separarse de su hijo de cuatro años pero, “al menos desde aquí puedo darle todas sus cosas para el colegio, me lo quiero traer pero no he podido sacarle el pasaporte”.

¿Qué envían a Venezuela?

Los envíos que los venezolanos desde Chile y otras partes del mundo hacen a la tierra de la “arepa” y poder ayudar a sus familiares son variados; no obstante, destacan las medicinas ya que, aun teniendo la plata no consiguen medicamentos tan básico como antialérgicos, para la presión, antibióticos y mucho menos, vitaminas.

En cuanto a los alimentos suelen buscar alternativas que no pesen mucho como café en sobres, azúcar en pastilla y otros productos que les puedan servir pero que no sean pesados mientras que la lista de artículos de aseo personal es más larga ya que, las cajas suelen ir cargadas de toallas sanitarias, jabón, shampoo, desodorantes, cremas dentales y más.

¿Es caro enviar a Venezuela?

Pese a lo costoso que les puede salir, muchos prefieren hacer el sacrificio, no tienen muchas alternativas pues, a pesar de que le envían dinero a sus familias ni teniendo el efectivo consiguen donde comprar por lo que, deciden adicional cancelar hasta 26 mil pesos por kilo en cada envío; tarifa que consideran un “desangramiento” pero no tienen más opción.

Otra de las alternativa además de enviar dinero y las cajas desde Chile, es contratar servicio delivery en Venezuela donde les llevan a las casas de sus parientes mercados de carnes, pollo, verduras y otros productos los cuales se los cobran en peso chileno o en dólares; costos que consideran también elevados pero “terminamos cayendo en eso ante tanta necesidad”.

Es inexplicable que las carnicerías estén cerrada al igual que los supermercados pero que existan dichos servicios en el país donde la mayoría de sus ciudadanos quieren gritar a viva voz “Venezuela te quiero ver en libertad”; no obstante, se dice que esos servicios también son manejados por funcionarios afectos al régimen que mantienen el control de todo o por personas que tienen los “contactos” para poder adquirir los alimentos que escasean en el país.

 

Yisneidi del Valle Figueredo Gil

 

Yuransy Rodríguez

Medicinas es lo que más envían los venezolanos a sus familiares

 

Una esperanza esperanza para sus familiares quienes aún batallan en Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: